Mujeres son más vulnerables a la violación de sus derechos

  • Debe reconocerse por convicción la igualdad de las personas.

Toluca, México.- Las mujeres están expuestas y son más vulnerables a las agresiones en su condición de migrantes, periodistas, defensoras y como víctimas de trata de personas, expuso el quinto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Edgar Corzo Sosa, quien señaló la necesidad de incorporar estudios de género, reconocer su labor y capacidad en los distintos ámbitos y sobre todo, enseñarles a ejercer sus derechos.

Corzo Sosa subrayó que de nada sirven las leyes de vanguardia si no se reconoce por convicción que la igualdad de las personas es esencial para la convivencia humana y la realidad actual demuestra que falta trabajar en esos temas.

Ante la directora del Centro de Estudios de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), Alma Regina Dávila Sámano en representación del ombudsperson Jorge Olvera García, el investigador universitario Enrique Arzate Uribe y servidores públicos del organismo defensor, aseguró que para prevenir las violaciones es fundamental la educación que se recibe de la familia, al ser el núcleo donde se transmiten valores y principios, pues el comportamiento refleja lo que se aprende de lo que se vive.

Al dictar la conferencia magistral “Derechos humanos, más allá de las fronteras”, 

refirió el principio de universalidad que tienen las prerrogativas para todas las personas, sin condicionar su género ni lugar donde se encuentra, ya que en ocasiones parece olvidarse que “llevan sus derechos humanos” cuando salen del territorio donde nacieron, y recalcó que “los derechos humanos valen sin importar las fronteras”.

Dio cifras de la situación que enfrenta el género femenino en tránsito, pues de más de 200 millones de migrantes en el mundo, en América Latina más de la mitad son mujeres, algunas porque huyen de la violencia en sus países y otras, porque buscan la unificación familiar, enfrentando, la vulneración de sus derechos humanos, abuso sexual y discriminación.

En el caso de las periodistas, admitió la situación de alto riesgo y vulnerabilidad en que viven, porque además de que no les dan las herramientas básicas para desempeñar su trabajo, están más expuestas a las amenazas y agresiones, por lo que reiteró que en las investigaciones respectivas se debe considerar el género, ya que hay alto nivel de impunidad.

Respecto a las defensoras de derechos humanos, dijo que no lo son por gusto, “sino porque fueron lanzadas a esa actividad”, al buscar a su hijo o esposo desaparecido, al tratar de proteger el medio ambiente, entre otros motivos, por ello, es importante sensibilizar a la autoridad sobre su labor, pues en ocasiones la confunden con la oposición a las acciones de gobierno.

En cuanto a la trata de personas, Corzo Sosa mencionó que el 71% de las víctimas de este delito son mujeres y niñas, por lo que es evidente que afecta de manera directa a ese género y entre los factores reales que la causan está la indiferencia y tolerancia de la sociedad, por tanto, se debe actuar de forma preventiva y visibilizar ese problema.

Para contrarrestar esas situaciones, la CNDH emitió las recomendaciones generales 24 y 25 para proteger a las periodistas y defensoras, además de lanzar la campaña contra la trata de personas y sensibilizar a la población sobre la migración a través de carteles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *